• Excursiones: Las excursiones podrán ser tanto escolares como particulares. Ambas opciones son actividades culturales y educativas y por lo tanto deberán estar relacionadas claramente con los objetivos sociales y pedagógicos. Con un máximo de dos días, dichas excursiones explorarán la cultura y naturaleza de nuestra comunidad, ofreciendo un enfoque ameno, renovador y respetuoso. Por supuesto, se atenderá la diversidad funcional ofreciendo también una adaptación si se necesitase.
  • Viajes de fin de curso: Para muchos, el viaje de fin de curso se convierte en ocasiones en la primera experiencia de dormir fuera de casa. Y no solo al hecho de dormir, sino de poder escapar de la rutina diaria y desarrollar acciones no cotidianas al lado de los compañeros de clase. Esto fomenta el valor del compañerismo, apoyo y la convivencia con sus semejantes. Gracias a estas relaciones interpersonales, el estudiante mejora la confianza en sí mismo, fortalece lazos, se divierte mientras adquiere conocimientos y si lo precisan, tienen la posibilidad de establecer actividades amenas que sirvan para el desarrollo integral del individuo. Los viajes pueden tener una longevidad de dos hasta seis días.
  • Acampadas: La finalidad es fomentar la convivencia, el deporte y las actividades lúdicas entre los mas jóvenes. Controlado por varios monitores se plantea una serie de actividades en las que acercamos a los jóvenes a la naturaleza. Las acampadas serán de entre 10 a 15 días.

Senderismo en la Comunidad Valenciana